miércoles, 11 de enero de 2012


Me abrazo al gélido mármol
y se rompen las puertas del tiempo.
Los años me rodean la cintura
y me derrito en su franco devenir.

La vida cabalga los segundos
del tiempo que palpita.
Mi latido no puede competir,
cede el paso al gigante que estrangula
el tiempo, el individualismo, el ego
y la primera persona del singular.

Abrázame, lloremos de belleza
somos parte de la creación.
La esperanza en el ser humano renace
cuando la hermosura se derrama por su manos
y asumimos la intrascendencia de lo caduco.
Mordamos el tapón que atasca la vida,
el mundo seguirá fluyendo sin ti y sin mi.
¿Cómo lo sé?
Me lo dijo un piano, una voz, un lienzo,
lo confirmó una columna y el martillo
que cincela el mármol.

Me lo dijo la arena, la paloma, el mar,
el sauce que llora cuando no le miran
penando la paralisis de los sentidos.

4 comentarios:

Ale dijo...

Estos son mis papeles más secretos
mis papeles de cuando no tus ojos
de donde nunca sé cómo encontrarte
y de cómo puedo no verte nunca

Abrazo almado

impersonem dijo...

Todo eso que dices, todo eso que sabes porque te lo dijeron el piano, la voz, el lienzo... y quedó confirmado por la columna y el martillo que cincela el mármol, es lo único cierto, ellos no filtran la información en su propio interés... por lo tanto tus poéticas conclusiones son ciertas... y el tiempo pondrá ante los demás ojos lo que los tuyos ya han visto... y la vida seguirá su curso, y dejará el del río a su libre albedrío... porque el mar espera su agua como la muerte espera a todas las vidas.

Besos.

María dijo...

Muchas gracias Ale, por dejar tu huella en mi espacio y por compartir tus papeles más secretos.
Otro abrazo almado.

María dijo...

IMPERSONEM!!! Cuanto tiempo, siempre recibo tus palabras como un abrazo cálido de comprensión y sensibilidad.
Un abrazo.